Los huesitos de Kutna Hóra

La ciudad de Kutna Hora está a una hora en tren de Praga y realmente vale mucho la pena ir. Por que? Leed el post y lo descubriréis...
La ciudad forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1996. En la Edad Media, debido a sus minas de plata hicieron que fuera el centro económico más importante del reino, por lo que incluso los Reyes de Bohemia llegaron a vivir allí.
Lo primero que me pareció gracioso fue coger el tren en la estación de Praga. Son de los antiguos, con compartimentos cuádruples que recuerdan a las películas. Por desgracia en el tren de vuelta a la capital había tanta gente que no se cabía, y con el calor que hacía, toda la gente sacaba las cabezas, los brazos y casi medio cuerpo por las ventanas, lo que daba imagen de dirigirse a un campo de concentración.
Detalle del vagón del tren

De la estación de trenes de Kutna Hora salen buses que te acercan al centro. Yo decidí ir andando, ya que no son más de 20 minutos y así iba parando para visitar lugares.
Lo primero que te encuentras es la Iglesia de la Asunción. Fundada en 1142, por la orden del Císter, es el primer ejemplo de estilo gótico de Bohemia. El precio de la entrada es de 30 CZK (1,15€). se puede subir a la parte de arriba y pasear por las bigas de madera, tal cual un equilibrista.

Interior de la iglesia
Paseo entre las bigas

Más adelante nos encontramos el Osario de Sedlec. Sin duda es lo que más me llamó la atención, y es que se trata de una iglesia decorada con más de 50.000 esqueletos humanos. La historia del lugar no se trata de una broma macabra: la familia que compró el monasterio se encontró con la cripta llena de esqueletos. No sabían que hacer y un escultor se ofreció a utilizarlos para decorar la iglesia y así darles "utilidad".

Lámpara y techo hecho a base de cráneos, omóplatos, costillas...

Realmente es sorprendente ya que hasta las lámparas están hechas con los huesitos y calaveras. Para mi gusto es todo un poco sádico, pero crea tanta curiosidad que es imposible dejar de mirar por todos lados. El precio de la entrada es de 70CZK (2,7€).

Escudo de la familia Schwarzenberg, quien compró el monasterio
Detalle del escudo, dónde se ve un cuervo picando en el ojo de la calavera. Lo curioso también es que en la base del cráneo hay costillas en modo de corona... (esto sí que es sádico)

También se puede visitar una parte del edificio de la Corte Italiana. Dentro están las dependencias del castillo y además durante el siglo XIII fue el lugar dónde se acuñaban las monedas de plata.

Interior de la Corte

Por último, hay que visitar la Catedral de Santa Bárbara. Está dedicada a la patrona de los mineros. Tardó casi doscientos años en ser construida (de 1388 a 1565) y en ella participaron los mejores arquitectos de la época. De estilo gótico, es impresionante. Tiene cinco naves y se pueden encontrar numerosos elementos barrocos. El precio de la entrada es de 85 CZK (3,25€).

Exterior de la Catedral de Santa Bárbara



No hay comentarios:

Publicar un comentario